viernes, 7 de marzo de 2014

Ven, Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,
y envía del Cielo
un rayo de tu luz.

Ven, padre de los pobres,

ven, dador de gracias,
ven luz de los corazones.

Consolador magnífico,

dulce huésped del alma,
su dulce refrigerio.

Descanso en la fatiga,

brisa en el estío,
consuelo en el llanto.

¡Oh luz santísima!

llena lo más íntimo
de los corazones de tus fieles.

Sin tu ayuda,

nada hay en el hombre,
nada que sea bueno.

Lava lo que está manchado,

riega lo que está árido,
sana lo que está herido.

Dobla lo que está rígido,

calienta lo que está frío,
endereza lo que está extraviado.

Concede a tus fieles,

que en Ti confían
tus siete sagrados dones.

Dales el mérito de la virtud,

dales el puerto de la salvación,
dales la felicidad eterna.

jueves, 27 de febrero de 2014

Gracias Señor por mi familia

Querido Dios,
Gracias por darme una familia que se preocupa por mi.
Y aunque no siempre nos pongamos de acuerdo en todo,
y con frecuencia discutamos por tonterías,
sabemos en los mas profundo de nuestros corazones
que somos afortunados de tenernos unos a los otros.
Puede que no lo digamos muy a menudo cara a cara,
pero yo se que todos nos amamos muchísimo.
Nuevamente, Gracias por bendecirme 
con tan maravilloso tesoro, mi familia.

Amén.


martes, 11 de febrero de 2014

HUELLAS EN LA ARENA

Una noche un hombre tuvo un sueño.
El soñó que caminaba por la playa con el Señor.
A través del cielo destellaron escenas de su vida.
Por cada escena, 
él notó dos pares de huellas en la arena;
unas le pertenecían a él y las otras al Señor.
Cuando la última escena de su vida destelló ante él,
miró hacia atrás a las huellas en la arena.
Notó que muchas veces en el camino de su vida
sólo había un par de huellas.
El también notó que esto sólo ocurría en
los tiempos más tristes de su vida.
Esto lo preocupó mucho y él interrogó al Señor.
“Señor, usted siempre dijo
que cuando yo decidiera seguirlo,
usted caminaría conmigo todo el camino.
Pero he notado que durante los tiempos más
difíciles de mi vida, sólo hay un par de huellas.
Yo no entiendo porqué cuando lo he
necesitado más, usted me ha abandonado”.
El Señor le contestó: 
“Mi querido, querido hijo,
te amo y jamás te abandonaría.
Durante tus tiempos de sufrimiento y aflicción,
cuando sólo ves un par de huellas,
es entonces que YO TE HE CARGADO”.

martes, 28 de enero de 2014

Una oración por Mi Hijo

Amado Señor, tus dones son muchos. 
Estoy agradecido por cada uno de ellos. 
Uno de los mejores regalos que me has dado es el regalo de mi querido hijo. 
Gracias por su vida, Querido Dios.
Cuida de él cada día. 
Que esté seguro y libre de daño, a medida que avanzan los días. 
Bendícelo a través de las pruebas de la vida. 
Ayúdale a elegir el bien sobre el mal. 
Que sea un ejemplo para todos los que lo vean, 
Que siempre se mantenga de pie, orgulloso y fuerte. 

Autor: Ron Tranmer

lunes, 6 de enero de 2014

Feliz 2014

Que el camino a tus sueños sea claro
Que tu sendero esté bañado por la luz 
Que tu viaje este libre de tribulaciones
Que tu travesía sea una de deleite 
Que llegues donde realmente perteneces
Que tu año sea feliz y brillante

Son mis deseos para ti en este Nuevo Año 2014.


viernes, 15 de noviembre de 2013

Mis Bendiciones para ti

Bendigo tu Bien,
que solo lo bueno te acompañe.
Bendigo tu Salud,
que nunca te enfermes.
Bendigo tu Inteligencia,
que siempre sepas lo que debes hacer.
Bendigo tu Amor,
que siempre tengas a tu lado alguien que te ame.
Bendigo tu Familia,
que siempre estén unidos en comunión.
Bendigo tu Belleza, Armonía y Pureza,
para que todo el mundo se sienta bien a tu lado.
Bendigo tu Prosperidad,
que jamás te falta nada.
Bendigo tu trabajo,
que nunca te falte y siempre lo disfrutes.
Bendigo tu Libertad,
que nunca estés atado a nada indeseable.
Bendigo tu hogar,
que siempre esté lleno de Amor y Armonía.

Querido Dios,
Si no puedo encontrar las palabras correctas, por favor escucha mis pensamientos a través de mi corazón.