Gracias Señor

Gracias, porque durante el año nos has dado salud y trabajo.
Gracias, porque nos has dado entusiasmo en nuestras actividades.
Gracias, por la seguridad con que nos has hecho caminar por el sendero de la vida, porque te tenemos a Ti
Gracias, porque en todas nuestras acciones estás tú, y todas nuestras cosechas te las debemos a Ti
Gracias, porque nos has acercado al lecho del dolor, para así agradecerte más la salud que disfrutamos
Gracias, porque nos has acercado más al prójimo y así te hemos rendido culto a Tí
Gracias Señor, nos cansaríamos de decirte Gracias, porque a Tí debemos todo lo que hemos recibido durante este año y te pedimos Señor, que nos bendigas una vez más para empezar otro año, agradeciéndote toda la bondad de tu amor.

Es por esto Señor que:
Tú, que viste los lirios del campo
Tú, que nutres las aves del cielo
Tú, que conduces las ovejas a la pastura y
los ciervos al refrigerio del agua...
Tú, que multiplicaste los panes y los peces y
convertiste el agua en vino,
Ven, acércate a nuestra mesa, como Dador y Huésped,
y compártela con nosotros.