Por favor, únete en Oración

Un Huracán de dimensiones y escala no vista en el presente siglo, amenaza las islas del caribe y La Florida.

Oremos:

Señor nuestro BUEN DIOS, 
Tu eres soberano sobre el universo, 
dominas los Cielos y la Tierra y calmas las tempestades solamente con tu palabra.

Escucha nuestra oración y aleja la furia de la naturaleza de las islas, de la florida, de todo USA y de todas las tierras , que este huracán se dirija al mar abierto y pierda su fuerza para que nuestro temor se convierta en acción de gracias. 

Por tu gran amor y por tu misericordia, SANA NUESTRA TIERRA Y PROTEGENOS!

Por nuestras familias y amigos que viven en Florida
Te lo pedimos Señor
Por tu divina misericordia!

Amén


Gracias a Xenia por invitarnos a unirnos en oración (una invitación​ que nunca se desprecia) y a Camila, por la imagen de la Oración en Tiempo de Tormenta, tan hermosa.

Vamos a orar

Señor, te agradezco por este maravilloso día,
por el frío, por la lluvia, por mi familia, por mi alimento,
por un techo donde descansar, por un día más de trabajo y
principalmente por un día más de vida junto a las personas que más amo.

Bendice, Señor, a mi familia, a mis amigos y quienes no lo son,
porque ellos también necesitan de ti.

Bendice, Señor, al que está leyendo esta oración ahora,
cumple sus sueños, cuida sus pasos e ilumínalo.

Amén!



Gracias a mi amiga Coral, por compartirnos esta hermosa oración. Bendícela Señor.

Ese Angel (antigua leyenda de un niño próximo a nacer que habla con Dios)


Me vas a enviar mañana a la tierra. Pero, ¿cómo viviré allá, siendo tan pequeño y tan débil?
Entre los muchos ángeles escogí a uno que te espera - contestó Dios.

Pero aquí en el cielo no hago nada más que cantar y sonreír. Y eso basta para mi felicidad. ¿Podré hacerlo allá?
Ese ángel te cantará y sonreirá todos los días. Y te sentirás muy feliz con sus canciones y sus sonrisas.

Y ¿cómo entenderé cuando me hablen, si no conozco el extraño idioma de los hombres?
Ese ángel te hablará y te enseñará las palabras más dulces y más tiernas que escuchan los humanos.

¿Qué haré cuando quiera hablar contigo?
Ese ángel juntará tus pequeñas manos y te enseñará a orar.

He oído que en la tierra hay hombres malos. ¿Quién me defenderá?
Ese ángel te defenderá, aunque le cueste la vida.

Pero estaré siempre triste porque no te veré más, Señor. Sin verte, me sentiré muy solo.
Ese ángel te hablará de mí y te mostrará el camino para volver a mi presencia - le dijo Dios.

En ese instante, una paz inmensa reinaba en el cielo. No se oían voces terrestres.

El niño decía suavemente: Por favor, dime su nombre, Señor.

Y Dios le contestó: Ese ángel se llama "Mamá".

Virgencita, intercede por nosotros

BENDITA SEA TU PUREZA
Y ETERNAMENTE LO SEA,
PUES TODO UN DIOS SE RECREA
EN TAN GRANDIOSA BELLEZA,
A TI CELESTIAL PRINCESA,
VIRGEN SAGRADA MARIA,
YO TE OFREZCO EN ESTE DIA
ALMA, VIDA Y CORAZON,
MIRANOS CON COMPASION,
NO NOS DEJES MADRE MIA.

Y DANOS TU BENDICION
QUE LA RECIBIMOS CON AMOR,
EN EL NOMBRE DEL PADRE,
DEL HIJO Y 
DEL ESPIRITU SANTO,


AMEN.


Rézala todos los días, solo toma un minuto. Hagámoslo.
Jornada de Oración por nuestro Panamá y para todos los que en él vivimos. 

Jesús, hoy quiero entregarte mi corazón

Jesús, quiero entregarte hoy mi corazón para que lo trabajes con tu Palabra y hagas una obra de amor en él.

Quiero conocerte cada día un poquito más, llenarme de gozo al descubrirte en mi pequeñez y darte a conocer a los demás, no con grandes discursos, sino con pequeños actos de amor que muestran tu compasión y  tus bendiciones.

Estoy segura de que tomado de tu mano, nada ni nadie podrá hacerme desfallecer.

Te pido que vengas y cuides de mi familia, permanece en ellos y llénalos de tu alegría, esa alegría que rompe las dificultades y hace superar las divisiones y diferencias, esa alegría que invita a la unidad y abrir el corazón a tantas cosas buenas que provienen de Ti.

Jesús, yo Confío en Ti!

Amén


Esta oración me la compartió mi amiga Alessandra

No sé muy bien orar

Una vez, un sacerdote estaba dando un recorrido por la Iglesia al mediodía, y al pasar por el altar, decidió quedarse cerca para ver quien había venido a orar.  En ese momento se abrió la puerta y el sacerdote frunció en entrecejo al ver a un hombre acercándose por el pasillo; el hombre estaba sin afeitar desde hacía varios días, vestía una camisa rasgada, tenía el abrigo gastado, cuyos bordes se habían empezado a deshilachar. El hombre se arrodilló, inclinó la cabeza, luego se levantó y se fue. 

Durante los siguientes días, el mismo hombre siempre venía al mediodía a la Iglesia, cargando una maleta, se arrodillaba brevemente y luego volvía a salir.

El sacerdote un poco temeroso empezó a sospechar que se tratara de un ladrón, por lo que un día se paró en la puerta de la Iglesia y cuando el hombre se disponía a salir, le preguntó: 
"¿Que haces aquí?"

El hombre dijo que tenía media hora libre para el almuerzo y aprovechaba ese tiempo para orar.
"Solo me quedo unos instantes, sabe, porque la fábrica donde trabajo queda un poco lejos, así que solo me arrodillo y digo: Señor, solo vine nuevamente para contarte cuan feliz me haces cuando me liberas de mis pecados, no sé muy bien orar, pero pienso en ti todos los días, así que... Jesús, este es Jaime, reportándose."

El sacerdote, sintiéndose un tonto, le dijo a Jaime que estaba bien y que era bienvenido en la Iglesia, cuando él quisiera venir. El sacerdote se arrodilló ante el altar, sintió derretirse su corazón con el gran calor del amor y encontró a Jesús; mientras lágrimas corrían por sus mejillas, en su corazón repetía la plegaria de Jaime:
"Solo vine para decirte, Señor, cuan feliz fui desde que te encontré a través de mis semejantes y me liberaste de mis pecados. No sé muy bien como orar, pero pienso en ti todos los días. Así que Jesús, este soy yo, reportándome".

Cierto día, el sacerdote se dio cuenta que el viejo Jaime no había venido. Los días siguieron pasando sin que Jaime volviera para orar; continuaba ausente, por lo que el sacerdote comenzó a preocuparse, hasta que un día fue a la fábrica donde Jaime trabaja, a preguntar por él y allí le dijeron que estaba enfermo, pero pese a que los médicos estaban muy preocupados por su estado, todavía tener oportunidad de sobrevivir.

La semana que Jaime estuvo en el hospital produjo muchos cambios, él sonreía todo el tiempo y su alegría era contagiosa. La enfermera jefe no podía entender porque Jaime estaba tan feliz, ya que nunca había recibido ni flores, ni tarjetas, ni visitas.

El sacerdote se acercó al lecho de Jaime con la enfermera y ésta le dijo, mientras Jaime escuchaba:
"Ningún amigo ha venido a visitarlo, él no tiene a donde recurrir."

Sorprendido, el viejo Jaime dijo con una sonrisa:
"La enfermera está equivocada, pero ella no puede saber que todos los días desde que llegué aquí, a mediodía, un querido amigo mío viene, se sienta aquí en la cama, me toma de las manos, se inclina sobre mi y dice: Solo vine para decirte Jaime, cuan feliz fui desde que encontré tu amistad y te liberé de tus pecados. Siempre me gustó oír tus oraciones. Pienso en ti cada día, así que Jaime... este es Jesús, reportándose."

Autor desconocido

Posdata
Ahora, cada día no podemos perder la oportunidad de decirle a Jesús, "aquí estoy, reportándome". Es curioso como podemos compartir cuentos y bromas a través de las redes sociales, los cuales se esparcen como fuego voraz, pero cuando enviamos mensajes de Dios, lo pensamos dos veces antes de compartirlos con otros.

Hoy tu puedes cambiar la forma de orar de muchas personas que conoces, solo falta que quieras hacerlo. Es curiosos que cuando termines de leer este mensaje, no lo vas a enviar a muchos de tus contactos, porque no estás seguro de lo que ellos piensan al respecto, o de lo que ellos vayan a pensar de ti. No te detengas, comunícalo, decídete, ahora es el momento, tal vez mañana sea demasiado tarde.

Hola, es Mylene
                 una de tus mejores amigas, aquí reportándose.

¿Quién es Jesús?

Para los ciegos
Jesús es la luz


Para el hambriento
Jesús es el pan


Para el sediento
Jesús es la fuente


Para los muertos
Jesús es la vida


Para los enfermos
Jesús es la cura


Para el prisionero
Jesús es la libertad


Para los que están solos
Jesús es el compañero


Para el mentiroso
Jesús es la verdad


Para el viajero
Jesús es el camino


Para el visitante
Jesús es la puerta


Para los sabios
Jesús es la sabiduría


Para la medicina
Jesús es el médico de Amor
Para el acusado
Jesús es el abogado


Para el abogado
Jesús es el juez


Para el juez
Jesús es la justicia


Para los cansados
Jesús es el alivio


Para los temerosos
Jesús es el valor


Para el agricultor
Jesús es el árbol que da fruto


Para El Constructor
Jesús es la piedra principal


Para el jardinero
Jesús es la rosa de Sharon


Para el florista
Jesús es el lirio de los valles


Para el triste
Jesús es la alegría


Para el lector
Jesús es la palabra


Para los pobres
Jesús es el tesoro


Para el pecador
Jesús es el perdón


Para mí... Jesús es TODO!

Me pareció tan hermoso que tuve que compartirlo. Espero que te guste.

Oración de Médico

JESUS, médico de los hombres, te pido que seas: 
LUZ en mis conocimientos profesionales
AMOR en mis esfuerzos al sanar al hombre
VIDA en la salud que llevo a los enfermos
ESPERANZA en las palabras de consuelo
CAMINO en mis pasos, cuando trato de aliviar los dolores del mundo.

Jesús, yo te cuidaré en todo hermano que sufre. Bendice a todos los enfermos.
Dame, Jesús, la capacidad de amar y ser generoso; de ser fuerte para no venderme al dinero, a la política, al poder o a la comodidad.

Jesús, acepta mi oración y santifica mi trabajo.
Que sea yo, una persona digna de mi profesión.

Amén.

Oración de final y principio de Año

Al terminar este año, Señor, 
quiero darte las gracias por todo lo que he vivido.

Gracias por los días de sol y por los nublados tristes, 
por las tardes tranquilas y por las noches oscuras.

Gracias por la soledad, por el trabajo,  
por las dificultades  y por las inquietudes; 
gracias por todo lo que me acercó mas a Ti.

Pronto iniciaremos un nuevo año y 
detengo mi vida ante el calendario aún sin estrenar.

Te pido fe para mirarte en todo,
esperanza para no desfallecer y 
caridad para amarte cada día mas
y hacerte amar de los que me rodean.

Suplico que derrames sobre el mundo 
la paz y la alegría
la fortaleza y la prudencia
la claridad y la sabiduría.

Para el nuevo año,
¡venga a nosotros tu reino, Señor! 

Feliz Año 2017 para todos,