CARTA DE UN ANGEL


Andaba yo por la carretera de la vida tiempo atrás.
Un día vi una placa que decía:
NEGOCIO DE CONVENIENCIA DEL CIELO".

Cuando me aproximé, la puerta se abrió de una vez.
Y cuando me di cuenta, ya había entrado.
Un grupo de ANGELES yo vi. Estaban por todos lados.
Uno me dio una cesta y dijo. "Mi hijo, compre con cuidado".
Todo lo que un cristiano precisaba, en el negocio estaba.
Y lo que no pudieses cargar, podrías sin problemas mañana volver.
Primero, agarré algo de PACIENCIA.
AMOR estaba en el mismo estante .
Mas al frente estaba la COMPRENSIÓN; esa se precisa donde quiera que uno vaya.
Agarré una caja o dos de SABIDURIA, un paquete o dos de .
Y no pude dejar al ESPÍRITO SANTO de lado, pues él estaba en todo el lugar.
Paré para tomar algo de FUERZA y CORAJEpara ayudarme a seguir en la corrida.
En esa hora, mi cesta ya estaba llena.
Me acordé que precisaba de un poco de BENDICIÓN.
Pero no me olvidé de la SALVACIÓN, pues, esa era de regalo. 
Entonces intenté tomar lo bastante de ella, para salvarnos a ti y a mi.
Entonces fui hasta la caja para pagar por mis compras, pues imaginé
que ya tenía todo lo necesario para hacer la voluntad del MAESTRO.
En el camino hacia la caja, vi ORACIÓN y tenía que tomar un poquitito, 
pues sabía que, cuando pisara allá fuera, incurriría en pecado.
PAZ y FELICIDAD tenía de más. Eran las últimas en el estante.
La MÚSICA y la PLEGARIA estaban al lado; así que tomé de ambas también.

Entonces pregunté al ángel "Ahora, cuánto yo debo?"

El sonrió y dijo: "Solamente llévalos contigo a donde quiera que vayas".

Una vez más, sonreí y pregunté, “Cuánto realmente yo debo?"

El sonrió otra vez y dijo:
"Chiquillo, Jesús pagó tu cuenta mucho, mucho tiempo atrás".
"Todo lo que pidas en plegaria, con fé, tu recibirás" .
(Mateus,21:22)

Oración por mis amigos


Querido Dios,

No conozco todos los desafíos que tienen mis amigos,
pero TU lo sabes TODO.
Yo escucho su silencio,
TU escuchas sus oraciones.
Yo les veo reír,
pero TU ves sus lágrimas.
Yo veo cuando ellos dan,
pero TU ves lo que les han quitado.
Yo veo su hermosa apariencia,
TU ves las cicatrices en sus almas.
Yo experimento su fé,
TU conoces sus dudas.

Mi plegaria por ellos, Señor, es que TU escuches cada una de sus oraciones y llenes sus necesidades.

En el nombre de Jesús,

Amén.

Ofrenda para las mañanas


Oh querido Jesús,
Por medio del Inmaculado Corazón de María,
Te ofrezco mis oraciones, mi labor, mis alegrías, mis sufrimientos, mis intenciones, mis deseos, mis planes, mis sueños y mis metas para este día de hoy,
en reparación por mis pecados, los de mis amigos y mis familiares.
Señor, cuando pierda la esperanza porque mis planes no se realicen, 
Ayúdame a recordar que tu amor es mas grande que todas mis decepciones, 
Ayúdame a recordar que tus planes para mi vida son siempre mejores que mis sueños.
Porque nada de lo que hagamos tiene valor, sino lo ofrecemos a ti.
Amén

"Todo lo que hacemos sin ofrecerlo a Dios, es una pérdida" 

UN CUENTO MARAVILLOSO



Hay un cuento maravilloso acerca de un hombre que en una ocasión se dirigió a Dios, con el corazón desgarrado por el dolor y la injusticia humanos.

– Dios mío – exclamó -, ¿ya viste cuánta angustia, cuánto sufrimiento y desolación hay en el mundo? ¿Por qué no envías a alguien para que nos ayude?

Y Dios le respondió:

– Ya lo hice: te envié a ti.

Cuando les contemos este cuento a nuestros hijos, debemos decirles que Dios los envió para que ayudaran a componer este atribulado mundo, y que esa no es una labor de un instante, ni de un año, sino de toda la vida.

En lugar de quejarnos por las cosas que vemos mal, tratemos de hacer algo al respecto. Recordemos siempre el lugar que ocupamos en este mundo y lo importante que es nuestro papel para hacer de éste, un mundo mejor.