Oración para Perdonar


Oh Dios, dame en esta hora la gracia de reconocer debidamente mis pecados ante ti, y de arrepentirme de ellos verdaderamente.  

Borra de tu libro, Señor de misericordia, mis múltiples acciones cometidas contra ti. 

Perdóname todas las distracciones en la oración, mis pecados de omisión, y mis pecados deliberados contra la conciencia.

Dame luz para ver lo que he de hacer, valor para emprenderlo y firmeza para llevarlo a cabo. 

Que en todas las cosas avance en la obra de santificación, de la realización de tu voluntad; y que en definitiva, por tu misericordia, pueda alcanzar la gloria de tu Reino eterno.

Amén


Perdonar es la decisión que el hombre toma de no reaccionar conforme al sentimiento, sino por el contrario, buscar la acción que pueda ayudar a que esta desaparezca, como puede ser una sonrisa, el servicio, la cortesía, etc. Por ello el perdón exige renuncia, renuncia a nosotros mismos, a nuestro afán de venganza, a actuar conforme a nuestra pasión. En pocas palabras, perdonar es devolver bien a cambio de mal. Sólo si nosotros perdonamos, tendremos también el perdón de Dios, y más aún: ¡Experimentaremos la verdadera alegría de amar! No es fácil, pero todo es posible con la gracia de Dios.  Como propósito de vida, perdonaré cualquier enemistad que tenga y lo ofreceré en reparación al Sagrado Corazón de Jesús Misericordioso.

Siempre a mi lado

Señor,

Tú nunca me has dejado
No me has desamparado
Y en mis momentos duros
Tú siempre estás ahí para mí
Brindándome tu mano
Dándome fortaleza
Tú nunca me abandonarás
Ven y vive en mí
Tú nunca me has dejado
Y Nunca me dejarás
Tu amor nunca cambiará
Tú siempre estás ahí!
Te Amo Dios, Mi Padre 



Dios no te  abandonará; aunque todo el mundo cambie.
El siempre estará a tu lado, solo tienes que hablarle.
Escucha su voz, El te llama para vayas a sus brazos
Dios quiere que estés con El por toda la eternidad
Acércate a El, búscalo
Aunque sea la hora de partir, a tu lado se quedará.
Entregó todo solo por amor a ti, así que no dudes más.
Déjate abrazar, porque El no te soltará.