23 de abril de 2013

Oración de los Abuelos por los nietos

Señor,
Te damos gracias por esta bendición que has traído para toda la familia. 
Te pedimos por la nueva vida que ha llegado a nuestras vidas,
para que te hagas presente en ella y la guíes con la luz de tu amor,
para que crezca sano física, emocional y espiritualmente, lleno de salud, sabiduría, amor a los demás y fe en Dios, y para que, iluminados por tu amor, sepamos guiarlo y conducirlo hacia tu Reino.
 
¡Por tu Hijo Jesucristo, Nuestro Señor! 
Te pedimos por nuestros hijos que se han convertido en padres, para que los acompañes e ilumines, en esta comprometedora y maravillosa experiencia de engendrar vida, como lo hicieron María y José con Jesús. 
Te pedimos que su amor sea cada vez más pleno para gloria tuya y de los que los rodean.
Para que aprendan a crecer como familia en tu presencia, para que su amor se afiance y el hogar que proyectan se concrete con la llegada de su hijo.

Señor,
Te pedimos que protejas a nuestro nieto,
regalo del cielo en nuestras vidas, 
para que lo guíes y lo cuides en su largo camino hacia Ti. 
Te rogamos que podamos verlo crecer sano, en cuerpo y alma, y que nunca se aleje de tu lado.
Pero sobretodo, te pedimos que nos enseñes tolerancia, paciencia y a amar cada día más.

También te pedimos por los bebés que están por nacer y los que ya han nacido.

¡Por Jesucristo, Nuestro Señor! 
¡A ti, que vives y reinas, por los siglos de los siglos! 

¡Amén!


Dedicada a mi nietecito Luka André que hoy cumple su primer mes de vida.

8 de abril de 2013

Oración - Lo que deseo para ti

Que hoy haya paz dentro de tu corazón. 
Que confíes en Dios que te encuentras exactamente donde estás destinado a estar. 
Que no te olvides de las infinitas posibilidades que nacen de la fe. 
Que utilices esos dones que has recibido para el bien.
Que transmitas a otros, el amor que se te ha dado.
Que te sientas contento sabiendo que eres un hijo de Dios. 
Deja que su presencia se asiente en tus huesos, y permítele a tu alma la libertad de cantar, bailar, y tomar el sol. 
Porque él está allí para todos y cada uno de nosotros.

Amén.