DAME CALMA DIOS MIO…

imageDisminuye el latir de mi corazón dándole quietud a mi mente.
Calma mis avances dándome una visión del alcance eterno del tiempo.

Dame, en medio de la confusión diaria,
la suficiente calma de las montañas.

Quiebra la tensión de mis nervios y músculos con suave música
que dan los bellos rincones que viven en mi memoria.
Ayúdame a conocer ese poder mágico y restaurador que es el sueño.

Enséñame ese arte de poder relajarme y
dame suficientes descansos durante el día;
para poder mirar una flor o conversar con un amigo,
o acariciar a alguien,
o también poder leer algunas líneas de un buen libro.

Dame calma, Dios mío, e inspírame para enterrar profundamente mis raíces en la tierra de los valores eternos de la vida y así poder crecer hacia las estrellas de mi destino inmortal.

Enero 13 de 1988.