17 de enero de 2011

Señor dale sentido a mi vida

Señor:

Dale sentido a mi vida, necesito verte en mi trabajo, en mi casa, en mi familia, en todo lo que haga esta semana.  Sé que no todo será fácil, que tendré momentos difíciles pero necesito saber que tu estarás ahí, apoyándome, abrazándome, sanándome.

Te Necesito, Dios.  Quiero descansar en ti, que seas tu quien cuide mi vida, mi sueño, mi familia. Porque tu eres quien me cuida y me sana.

Gracias por darme hoy la oportunidad de pensar en los demás. No quiero hundirme en el pozo del egoísmo y la vanidad. Bastante egoísmo hay en el mundo y bastante vanidad a nuestro alrededor.  Hoy es una gran oportunidad para pensar en los demás, para animarlos, sostenerlos, fortalecerlos y sobre todo amarlos, como tú me haz amado.

Tú eres mi esperanza, sé que contigo no hay imposibles. Eres mi consuelo, tú calmas todo y guías mi vida. Eres la razón de mi existencia, en ti mi vida tiene sentido. Gracias por ser mi Dios, mi Padre, mi amigo.

Te amo Señor.

  Dios te bendiga

A veces necesitamos escuchar y ver más allá de lo ordinario. Disfrutar lo maravilloso que otros pueden ofrecer. Hay tantas personas a tu alrededor y probablemente no conozcas lo excepcionales que son. Abre tus ojos y disfruta.  ¡Qué hoy sea un día excepcional!