Gracias Señor por mi familia

Querido Dios,
Gracias por darme una familia que se preocupa por mi.
Y aunque no siempre nos pongamos de acuerdo en todo,
y con frecuencia discutamos por tonterías,
sabemos en los mas profundo de nuestros corazones
que somos afortunados de tenernos unos a los otros.
Puede que no lo digamos muy a menudo cara a cara,
pero yo se que todos nos amamos muchísimo.
Nuevamente, Gracias por bendecirme 
con tan maravilloso tesoro, mi familia.

Amén.