SERENIDAD

SEÑOR:

Dale serenidad a mi alma, paz a mi corazón,

tranquilidad a mi espíritu y claridad a mi mente.

Permíteme conciliar y disfrutar de

un sueño agradable y restaurador;

Guía mis manos, mis ojos y mi boca para que sea

capaz de actuar correctamente en todo momento.

Ilumina mi camino para que sepa utilizar

con acierto el libre albedrío que tu nos diste;

para que pueda orientar a mis hijos como es debido.

Bendice mi hogar, a mi familia y a mis amigos,

y aún a aquellos que no se consideran mis amigos...

derrama sobre ellos bendiciones para que lleguen

a conocer la grandeza de tu misericordia.

Ayúdame a ser más humilde, sin dejar de valorarme.

Ayúdame a ser menos soberbia y orgullosa.

Te lo pido de todo corazón,

Amen.